10/3/13

chaque gurisa!

puedo decirme que ya no llevo penas añejas (pesadas)
ni penas o cruces ajenas....

aunque admito que a veces,
me siento tan tan ligerita,
que me tiento, por puro aburrimiento,
de cargar tus lamentos y de hacer tu tragedia mía....

y entiendo que es éste, un aprendizaje que me regalaste.
trabajé tanto pa vaciarme, pero....

(ahh.... tan lindos los 'peros')

...pero de vez en cuando, de obstinada nomás, empiezo a guardar algún dolorcito de acá... otro  rencorcito de allá...

y me río de esas trampas sutiles, que aunque uno crea ajenas, son siempre propias.
¡y caigo!
¡cómo no caer!
¡tan sabrosas a veces!

y me río y me río después de desanudar mi garganta y mis tripas...
satisfecha por mi paciencia de marinera e inquieta esperando el próximo enredo.

y grito al río que me importa un pepino
y que sea lo que sea, señores, que la vida son dos días
y debajo de esta piel y estos recuerdos
solo hay magia chispeante
esperando salir a atropellarte... una vez más.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada